La inspiración nasal es la única respiración normal y fisiológica. Las fosas nasales cumplen la función primordial de filtrar el aire que inspiramos, templarlo, humedecerlo y purificarlo.

El filtro de aire se produce en los pelos, que están ubicados en la entrada de las ventanas de la nariz. Estos pelos llevan el nombre de  vibirinas. Su función es detener el polvo, los cuerpos extraños minúsculos y las impurezas. Si sucediera, que algún elemento que llegue del exterior lograra pasar por este filtro (vibrinas), y entrara a través de las fosas nasales, la naturaleza ha previsto el caso. La mucosa nasal tiene una gran sensibilidad para tales casos, entonces una serie de estornudos expulsará a este intruso de nuestro organismo.

La purificación. Las fosas nasales están cubiertas por células provistas de cilios vibrátiles. Se ha puesto una gran atención a través de la observación de ellos, bajo una observación microscópica, se puede apreciar los incesantes movimientos, que producen estos cilios vibrátiles, en función de escobas encargadas de limpiar la superficie de las fosas nasales. Las glándulas de secreción mucosa también son purificadoras al desinfectar el ambiente nasal mediante mucus que es germicida.

La calefacción. El calentamiento del aire frío inspirado que proviene desde el exterior, es asegurado por el tejido eréctil de la mucosa nasal, que se encuentra a nivel de los cornetes inferiores. Los cornetes de la nariz tienen un papel importante. Su natural forma irregular, atribuida por su “curva tormentosa”, tiene el cometido de “frenar” o disminuir la intensidad de pasaje del aire. Por otra parte el sistema vasomotor de la nariz, es tan perfecto, que los cornetes se comparan con verdaderos radiadores, ya que esta circulación vasomotriz asegura la regulación térmica de esas cámaras de calefacción. El aire frío que llega desde el exterior, en particular en el invierno, cuando salimos de una habitación demasiado caliente, se templa por un sistema de calefacción natural y por el flujo abundante de sangre que circula por la nariz.

La humedad. La humedad de las fosas nasales es asegurada por las secreciones de las glándulas mucosas y por el suero trasudado a través de los capilares, como así mismo por las glándulas lagrimales. La humidificación es muy útil para la defensa de nuestro organismo. Por esta razón es conveniente evitar el uso de medicamentos que sean nocivos para mantener la humedad en las fosas nasales, una nariz seca es una nariz sin defensa.

La respiración bucal es una respiración anormal, anti fisiológica y perjudicial. El aire frío aspirado por la boca, no es filtrado, ni purificado, ni humedecido, y sobre todo no es templado. El aire frío llega directamente a la laringe, la tráquea, los bronquios y los pulmones, algo totalmente perjudicial para los locutores u oradores. Es una de las causas más frecuentes de laringitis, traqueítis, bronquitis, producida por enfriamiento.

Anuncios